Estas en:Home|Según Petroleo|El Orillero

El Orillero

Escrito por Petroleo, Carlos Alberto Estévez

Casi a la terminación o postrimerías del siglo pasado Buenos Aires era una gran aldea, pero aumenta su caudal de habitantes considerablemente, debido a las medidas que emana. el gobierno nacional, que promociona la inmigración. Para poder poblar y así lograr encausar el país, hacia su desarrollo orgánico y económico.

Empiezan a escasear las viviendas en el centro de la ciudad. Los barrios urbanos se pueblan, los nativos que venían de la desmovilización de las tropas que habían combatido en el Paraguay, se afincaron en los aledaños o periferia de la metrópoli, con preferencia en las zonas de San Telmo, Boca, Corrales, Palermo y Recoleta, esta ubicación de residencia les fija un mote o apodo de “orillero”.

Este personaje por temperamento propio rechaza los trabajos que le ofrecía la artesanía “gringa” recién incorporada al país, haciendo preferencia para desempeñarse en menesteres como: carreros, cocheros, mayorales, cuarteadores o lunfardos” ocupaciones que cumplía con cierto agrado.

Se divertía danzando los bailes de la época como ser: Polka, Fandango o Habanera en lugares de baja estofa, “bailetines” o lenocinios lo tenían siempre de cuerpo presente hasta que aparece una nueva música que la denominan Tango, que el tiene le mismo ritmo que la Habanera o sea el2 x4. He ahí cuando se despierta el orillero, porque al oirla y hacerla propia fué todo uno, se dice así mismo esta música nació para ,ser bailada y se dedica con todas sus fuerzas a realizar lo concebido.

Como este es un personaje introvertido de una imaginación maravillosa la lleva a la práctica, primero danzando la junta, a diferencia de todas las otras, que se bailaban separados.

En el prostíbulo imagina la toma, pecho a pecho, simulando un abrazo, el cuerpo y las piernas completamente pegadas, caminando hacia atrás y para adelante.

Más luego piensa que le falta una coreografía acorde a esta música y se le ocurre ensayar con otro

orillero, uno haciendo las veces de mujer hasta encontrar las nuevas formas del decir. Desprendiendo el sexo de la función bailable y logrando las figuras que la panza necesitaba.

Era muy común ver estos ensayos en las esquinas de los barrios.

El orillero es un intuitivo del movimiento, es un hacedor múltiple, crea formas de baile con una facilidad asombrosa, así llega a inventar las que denomina: sentada, ocho, corrida, corte, medialuna, cruzado y

quebrada y cien más, porque el bailaba siempre de una manera diferente logrando plasticidades insuperables en adornos y aprequives.

Como este baile está en formación él lo lleva con éxito a las “casitas” y algunos patios de conventillos. Porque en las reuniones serias, no podían tocar tango por ser una música de baja condición social.

Después se logra la terminación en la construcción de la danza, debido a muchas competiciones que hubo, para saber quien era el mejor, al margen del rechazo de la sociedad de entonces, que no dejaba entrar en los salones.

Así el tiempo nos traé el perfume lejano de algunos dibujos o formas que ellos habían inventado, que todavía perduran (aumentadas y correjidas) a través de las generaciones que la usaron.

Ahora los bailarines denominan con la palabra de orillero una manera de danzar, luciendo cortes y quebradas, al recuerdo y a la manera de como lo hacían ellos. Ya que le debemos el principio y la creación de la danza.

GLOSARIO

Casita: lugares donde se bailaba tango, regenteado por una mujer, un pianista que recibía propinas, pupilas para danzar y otros menesteres. Ejemplo: famosas (María La Vasca) y Laura.

Carlos Alberto Estévez

Visto 2651 veces

La biblia del Tango

  • 1

Sobre Música de Tango

  • 1

Contactarnos

esarbgzh-CNenettlfrdeeliwitjakoptrutr