Estas en:Home|Según Petroleo|Cuando el tango empieza a andar por el universo

Cuando el tango empieza a andar por el universo

Escrito por Petroleo, Carlos Alberto Estévez

Cuando los orilleros y la chusma inventaron el tangodanza y el pueblo lo hace propio, adornándolo con movimientos expresivos y enlazados, sin perder en ningún momento el sabor y las formas originales comunicativas, en ese instante, es cuando la danza gana altura y acompañada de su música, empieza a recorrer el mundo.

En su periplo, primero se instala en París (Francia) que lo acoge en su seno, como si fuera su hijo pródigo, empiezan a emigrar los bailarines y los músicos de nuestra patria, para venderlo como si fuera una mercancía y al mismo tiempo hacer conocer su coreografía los unos y sus composiciones los otros.

Así los argentinos coparon la capital durante en los primeros años de la segunda década del siglo, enseñando y difundiendo el tango que en aquellos tiempos era el baile de moda.

Cuando pasa la euforia de esta danza, algunos de estos retornan a su tierra y otros se afincan en esos ¡ares sin volver jamás.

Pero no hay que negarles a estos, que fueron los verdaderos embajadores de nuestro tango, lo mucho que hicieron por él, enseñándolo a bailar y a ejecutarlo, en su forma verdadera y auténtica.

En nuestros días aquella manera de expresarse, con sus movimientos, su postura, el enlace, la distancia, sus brazos y los pies, desaparecieron, porque las formas añejas, de la coreografía, se fueron modificando hasta alcanzar visualidades nuevas, que lo hacen más lindo y más perfecto,

También se lo oye de manera diferente, porque los temas viejos son interpretados de otra forma por los conjuntos musicales modernos, alcanzando un sonido tan justo, que el bailarín tiene que superarse, para transportar esas notas tan gratas y llevarlas a sus pies en forma real y exacta.

Visto 1556 veces

La biblia del Tango

  • 1

Sobre Música de Tango

  • 1

Contactarnos

esarbgzh-CNenettlfrdeeliwitjakoptrutr